ETERNIDAD SIN NOMBRE

publicado como una obra inédita dentro de la antología TRÁNSITO, Instituto de Estudios Giennenses, Jaén, 2005, pp. 95-130.

ETERNIDAD SIN NOMBRE es junto con NOCHE OSCURA DEL CUERPO un Cancionero Amoroso que tiene entre ambos libros 101 poemas de amor. Sigue la estela de otros libros de poesía amorosa anteriores como SENARA, donde existía una síntesis entre amor y desamor, con poemas de evidente exaltación erótica. En los poemas de este Cancionero Amoroso quise hacer, en cierto modo, un homenaje a toda una tradición lírica que tendría sus primeras lecturas en autores como Ovidio y Catulo, escritores a los que leía con mucha frecuencia durante la etapa universitaria. Posteriormente fue algo mágico el Cancionero de Petrarca dedicado a su amada Laura y, algo más tarde, los sonetos y las églogas de nuestro gran Garcilaso de la Vega, que se complementan perfectamente con la poesía místico-amorosa de San Juan de la Cruz, cuya alusión es evidente en el poemario NOCHE OSCURA DEL CUERPO haciendo referencia al poema de San Juan de la Cruz, Noche oscura del alma.

La poesía de ETERNIDAD SIN NOMBRE también tiene una evidente conexión con la poesía de Manuel Altolaguirre, un autor que leía muchísimo en la época de la escritura de esta obra porque preparaba un ensayo sobre su lírica, que, por supuesto, tiene evidentes reminiscencias de la poesía de San Juan de la Cruz.

Como toda colección de poemas amorosos, ETERNIDAD SIN NOMBRE, reúne la esencia de la relación con la amada, cuerpo y espíritu, reunidos de consuno para expresar la exaltación ante la vida en una consecuencia sin límites. Solo el amor nos puede salvar finalmente de la muerte.

SELECCIÓN DE POEMAS