Caníbal Teatro, Completo Volumen IV 2018.

  • ¿QUÉ ES CANÍBAL TEATRO?
  • OBRAS DE TEATRO DE PUBLICADAS

Desde la antigüedad el ser humano debe su existencia o inexistencia a las relaciones de poder. La estructura social se creó como una estructura de poder en la que los más fuertes dominaban a los más débiles. Fue una estructura física al principio, en la primeras comunidades. Se entendía entonces que si uno devoraba al enemigo (canibalismo) se aumentaba el poder, porque el otro estaba en el interior de uno y, en consecuencia, era uno el ganador.

Esta estructura se traslada en las primeras épocas a una estructura de poder básica que le permite avanzar a unas sociedades sobre otras: EL ESCLAVISMO. Gracias a los esclavos hubo sociedades que avanzaron más que otras: la civilización persa, egipcia, griega, romana. Su avance tiene sentido en el poder de una parte de la sociedad sobre un tercio. Este tercio o más que vivía en la absoluta esclavitud alimentaba al resto. De este modo una parte de la sociedad avanzaba gracias a ellos.

En la sociedad contemporánea el esclavo ha sido sustituido por el trabajador a tiempo parcial, por el lumpen proletario, por una degradación de las condiciones de trabajo en las que la BURGUESÍA , unos pocos, se ha apoderado del resto. No se han llegado a producir más revoluciones gracias a que la clase media ha avanzado. En aquellas sociedades donde no se ha producido siguen en pie de revolución.

Pero socialmente la estructura de poder está intacta: Existe una estructura de poder en las relaciones laborales, en las relaciones de pareja hombre-mujer, en las relaciones más afectivas … Todo, como diría FOUCAULT se reduce a asumir de un modo u otro el hecho de que vivimos constantemente en situaciones donde ese poder se manifiesta, bien en nuestras relaciones de pareja, sociales o laborales. El ser humano está sometido. HAY UN CANIBALISMO SUBYACENTE que no es otra cosa que apoderarse del otro, devorarlo en sentido alegórico y figurado que, muchas veces, es más grave que el real porque significa una aniquilación, una degradación de esa persona en vida, que, muchas veces, es peor que el haber sido devorado o la propia muerte.

La solución es la liberación de esa coraza de poder: la vía es MÁS HUMANISMO, MÁS SER HUMANO, respeto de opiniones, diferencias, formas de entender el mundo que no supongan agresión al otro, el principio de libertad pero siempre que este no implique una nueva estructura de poder subyacente.

Desde 1980 existe mi Caníbal Teatro.

Fue durante este año, tras finalizar el anterior mis estudios de Filología Hispánica en la universidad de Granada, cuando escribí una obrita que llevaba por título Diálogos de la negritud histórica, y, al año siguiente, en marzo de 1981, Parodia a un solo espacio con toque de trombón, sobre el golpe militar del 23-F. Ambas llevaban en síntesis los principios rectores y teóricos del Caníbal Teatro que a partir de 2001, veinte años después, retomé de nuevo al publicar El lagarto en la sección de teatro de la revista Alhucema, codirigida por los dramaturgos José Moreno Arenas y Emilio Ballesteros. Por las razones que explicaré más abajo, consideraba que existía en mi creación dramática una singularidad que determinaba esa concepción teórica de mi Caníbal Teatro.

Después de mí, a lo largo de esta última década, este sintagma Caníbal Teatro ha creado una gran cantidad de seguidores, y así han aparecido grupos teatrales que se adjetivan con Caníbal. Por ejemplo, en 2014 se crea en Madrid la compañía de teatro Club Caníbal; también alguna otra como compañía Teatro Caníbal, Teatro “Burdel” Caníbal, Galicia Caníbal… Incluso desde Hispanoamérica llega el Grupo Caníbal que nos habla de teatro. Algunos llegan a decir que Teatro Caníbal es un forma de acercarse a cierta estética que pretende entender el teatro como una máquina abstracta… Nada más lejos de la realidad del significado de Caníbal Teatro en su génesis y orígenes, y si algunos pretenden apropiarse del nombre desgraciadamente se encuentran que el nombre ya había sido establecido hacía muchos años y su estética también.

Pero, salvado ese sesgo de apropiación indebida de un nombre, y haciendo a cada uno responsable de sus obras, como diría Cervantes, ¿qué es CANÍBAL TEATRO?

En el prólogo de mi obra Caníbal Teatro, Editorial Fundamentos, Madrid, 2009, con el título de “Jauría Canibalesca” explicaba mi visión sobre qué significa Caníbal Teatro y cómo debe ser el teatro del siglo XXI, y afirmaba que somos predadores rituales por naturaleza, nos alimentamos de esencias propias de otros individuos, de cerebros ajenos, de sensibilidades intrusas, de labios extraños, de clítoris exóticos, de sueños que nos vienen como médulas para seguir viviendo desde otros confines. Ya en Atapuerca se practicaba un canibalismo ritual. Los cariba o caniba encontrados por Colón en su primer viaje a la Hispaniola lo sabían bien. También los guaraníes, los indios amazónicos, los aztecas, los pigmeos, los nativos de Nueva Guinea… El doctor Hannibal Lector habita entre nosotros. Goya, en la Quinta del Sordo, decoró el comedor y el salón con la imagen de Saturno devorando a sus hijos, aquel  dios mitológico, en realidad Cronos -identificado por los romanos con Saturno-, quien, temeroso de ser destronado por sus descendientes, devoraba a los hijos que daba a luz su esposa Era. Los hijos se los puede usted comer partiéndolos en seis pedazos: cabeza, tronco, brazos, pelvis, muslos, piernas, incluyendo, claro está, manos y pies. Puede incluso partirlos en ocho pedazos, ya que les gustará sacar el hueso redondo de las rodillas recubierto de carne roja. Pero, si lo prefiere, se puede comer a la persona entera. A mordiscos lentos.  Si se harta, lo puede guardar en el frigo para seguir en el desayuno.  Pruebe los ojos. Verá qué bocata di cardenale. ¡Cuántas veces su madre, que tanto lo adora y lo ha adorado, le ha dicho: te voy a comer, hijo!  Y no les falta razón en muchas ocasiones, y cómo nos gustaría. El caníbal es un defensor de sí mismo, es un defensor de la especie, sólo come a quien ama.  La belleza será comestible o no será, dijo Dalí.

Mi teatro es comida social. De todo el cuerpo social se alimenta y vuelve sobre sí una y otra vez, mordisqueando su esencia, sus médulas, sus ojos, sus tímpanos, sus estómagos sociales, sus hígados que devuelven la condición de la sociedad. ¿Nos nos estamos comiendo el cuerpo espiritual con el pan y la sangre de Cristo? ¿No es esto canibalismo ritual?

Mi teatro toma conciencia de la realidad apretando las mandíbulas, aprisionando a su presa, deglutiéndola, saboreándola: es el mayor refinamiento teatral. Y mi teatro tiene el refinamiento de la sangre y la conformación del espíritu hecho sanguinario. La espiritualidad es comestible. Es una bacanal mágica en la que todos somos devorados por todos. Y el escritor-carnicero con el cuchillo-pluma en la mano. El cuerpo social, macizo, indeleble, debe ser devorado, debe ser fragmentado, consumido. La filosofía de la historia se mantiene sobre este principio sistemático de devoradores endémicos que solo tienen la posibilidad de seguir siendo en los otros.

Te comerás a tu prójimo como a ti mismo. Bien sea tu amigo o tu enemigo. Ya lo dijo Freud en Tótem y tabú. Queremos ser caníbales culturales, caníbales afectivos, caníbales enamorados de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea. Sólo podemos seguir siendo devorando el cuerpo social, la sangre y el pan que nos ofrece este día a día que tanto afirma nuestra propia realidad y existencia. Hay que hundir la nariz en la carne fresca social, en la carne anciana social, en los entresijos de las médulas. A través de esta ingesta atroz nuestro teatro nos distanciará de nuestras víctimas, nuestro drama se hará más clarificador, más emocional, más divertido, llegando al éxtasis sublime de la inmediatez sádica. Juego de sublimación. Juego teatral.

Desde entonces hasta la fecha se han creado más de cincuenta obras de Caníbal Teatro, de las que he publicado por encima de treinta, en algunos casos agrupadas en los títulos Caníbal Teatro (2009), Teatro Caníbal Completo. Volumen I (2014), Teatro Caníbal Completo. Volumen II (2015), Teatro Caníbal Completo. Volumen III (2017), Teatro Caníbal Completo. Volumen IV (2018) y Teatro Caníbal Completo. Volumen V (2019); aparte de otras obras en publicaciones diversas que me han permitido conseguir algunos premios de teatro.

Algunos críticos hablan de que en estos momentos estamos ante un tipo de teatro que sigue la estela del gran teatro europeo del siglo XX desde el esperpento de Valle-Inclán y se adentra en nuevas visiones. Así el dramaturgo e investigador teatral Méndez Moya decía recientemente que en Caníbal Teatro se hallaban muy presentes Valle-Inclán, Mihura, Ionesco, Arrabal, Pinter… pero también Martínez Mediero, Moreno Arenas, y una larga tradición como la Celestina, la picaresca, Quevedo, Cervantes, Torres Villarroel, Rabelais… Y nos decía que se trata de “piezas muy diversas, incluso divergentes entre sí, pero que buscan un mismo objetivo: impactar al receptor, llamar su atención y dejarle huella, siempre de acuerdo con los parámetros estéticos y artísticos por los que circula. A pesar de su pluralidad y multiplicidad, Morales Lomas concreta cada uno de sus textos en esa apelación directa al espectador o lector. Para ello se sirve de argumentos, temáticas y formas expresivas que tratan de conmocionar, de producir un shock (de diversa gradación, depende de los casos), de impactar en el intelecto y el imaginario de quien accede a su dramaturgia. La lectura de los textos, o la asistencia a sus montajes, presentan una serie de características, más o menos presentes, más recurrentes u ocasionales, más esenciales o episódicas, que le confieren su estatus particular (aun sin ser exclusivas de él) (…) Las acciones en sí combinan lo corriente con lo extraordinario. Por unificación, sin solución de continuidad, o por exclusión, pero así sucede. Lo extraordinario que puede aparecer con la inclusión de un elemento extraño, con una categorización, con un mero adjetivo… que, en suma, alteran y modifican la realidad cotidiana. Estamos ante una revisitación del ya aludido Callejón del Gato, con sus espejos deformantes. Estas acciones, por lo general, se nos trasladan merced a los argumentos y a las intervenciones orales de los personajes. Y dentro de su coherencia interna, los asumimos, sin extrañeza ni dificultad. Pero en ciertos casos, el autor apela al receptor a través de las sensaciones, puras y duras, no mediante conceptos o argumentos comprensibles de acuerdo con la lógica corriente y habitual. Sensaciones que afectan, sensaciones que mueven a sentimientos. Sensaciones que promoverán el desprecio, el asco, la repugnancia y otros sentidos negativos, ya que el “teatro caníbal”, aunque transite las vías de cierto humor, no pretende abundar en lo bonito, en lo delicado, en lo positivo, sino lo contrario. La búsqueda de la belleza de lo feo, de lo degradante, de lo ofensivo, es una de sus claves principales. Por esta razón asistimos a actos de violencia –conceptual y física— que no excluyen linchamientos, agresiones, desmembramientos ni, por descontado, actos de canibalismo estricto. La norma se rige en virtud del beneficio propio, de la conveniencia (a veces de la supervivencia), sin consideraciones de índole ética o moral, no digamos ya de cortesía o empatía. Cada cual sigue su propio interés, y en función de él, actúa. (…) Cabe señalar aquí que, con todo lo antedicho, y salvo excepciones evidentes, nos movemos en el contexto del humor. Un humor particular, extraño, específico, pero humor, al fin y a la postre. Humor de trazo grueso, con uso y abuso de tacos, palabros, bestialidades y otras lindezas en las que no se escatima, junto a otras expresiones de utilización habitual y consuetudinaria sin más connotaciones”.

Algunos dramaturgos y críticos como el gaditano Javier García Teba han llegado a decir que Caníbal Teatro es lo mejor que ha leído en los últimos años. El dramaturgo Emilio Ballesteros, que está tomando cuerpo una escuela que podríamos llamar andaluza, que se inició con los textos del “teatro indigesto” de Moreno Arenas y a la que se unen autores como García Teba o el propio Morales Lomas con su “teatro caníbal”, cuyas principales características son, además de la brevedad de las obras, la ironía, con una cierta tendencia al absurdo, un feroz ataque hacia lo “políticamente correcto” o hacia las conciencias adormecidas de una burguesía patética y aborrecible y una mirada implacable hacia una corrupción que no es exclusiva de los sistemas dictatoriales”.

Y, finalmente, también para el profesor y académico Garrido Moraga es un teatro “plagado de ironía y con su característico tono crítico, Morales Lomas busca a la cotidianidad «un punto de trascendencia» para, al final, provocar la carcajada. En un principio, parece que los personajes son reales, pero poco a poco «van mutando hasta convertirse en un esperpento». La idea es llevar al extremo las escenas de la vida diaria con el fin de «transgredir la norma y acabar creando un tipo de teatro antirrealista».

INFLUENCIAS

Diferentes épocas se han sentido reflejadas en singulares espejos que permiten, en ocasiones, deformar la realidad, como las láminas de azogue del callejón del gato de Madrid que inmortalizara Valle-Inclán en sus esperpentos o la visión onírica y  grotesca que trasladó Fernando Arrabal a su teatro pánico. En estas sugerentes fuentes- a las que habría que añadir, entre otras, el teatro del absurdo- se sustenta el teatro caníbal de Francisco Morales Lomas. Fiel a dichas propuestas estéticas, el dramaturgo no solo se erige en un observador nato de la realidad que le ha tocado vivir, sino que aspira a transformarse en un “caníbal cultural”, un “caníbal afectivo”, un “caníbal enamorado de sí mismo y de todo lo que le rodea”.[1] Su retina inmortaliza de forma visual las imágenes que se traducirán en materia dramática donde se funden la crítica social y el humor absurdo, la poética de los contrastes, la ironía y el sarcasmo.

TEMÁTICAS

Aspectos significativos de la crisis económica, política y social que caracteriza a la época actual. La incomunicación, la corrupción política, el consumo, las apariencias, el poder mediático…constituyen algunos de los temas que el escritor-caníbal despoja de su apariencia hasta mostrarnos los entresijos más recónditos del cuerpo social. Teatro comprometido, en última instancia.

Las piezas breves que se incluyen en el presente volumen permanecen fieles a la estética del canibalismo dramático. En todas ellas se pone de manifiesto la firme apuesta del autor por reivindicar el papel del teatro como espacio artístico en el que se refleja el mundo en que vivimos, con su gran capacidad para fomentar la reflexión sobre problemas que nos afectan, con los ingredientes necesarios para remover las conciencias, para no dejar indiferente al lector/espectador.

LOS PERSONAJES

los personajes humanos conviven con animales y máquinas, donde el progreso aparente deja traslucir los defectos de un mundo en quiebra que significativamente solo pueden desentrañar dos personajes muy presentes en su Teatro Caníbal, el caníbal erudito y el mendigo autodidacta que, en ocasiones, es ciego.

Pero el canibalismo no solo entraña la óptica dramática, la lente distorsionada, desde la que se realiza la denuncia social. Existe también un canibalismo cultural que se nutre de intertextos literarios, filosóficos y fílmicos, que el dramaturgo-caníbal introduce a través de guiños cómplices que apelan a la agudeza e ingenio del lector/espectador. Así en las diferentes piezas breves que integran el presente volumen cabe considerar a personajes insignes de la literatura universal que comparten protagonismo con personajes anónimos y se sumergen en conflictos actuales: Don Quijote de la Mancha, La Celestina, El Lazarillo de Tormes, La Bella y la Bestia, Don Juan Tenorio y Max Estrella. Filósofos como Heidegger,  Kierkegaard, Nietzsche se articulan también como referencias intertextuales que, junto a Valle Inclán, conforman las lecturas del personaje ciego que protagoniza la minipieza número 10 que cierra el volumen. A dichos guiños intertextuales cabe añadir uno que no podía faltar en la configuración de su teatro caníbal, la película Hanibal, la segunda parte de El silencio de los corderos que aparece sugerida por uno de los protagonistas de la pieza breve  que lleva por título “El robot”. Esta técnica de reescritura, como bien indica Adelardo Méndez Moya,  representa un primer acto de canibalismo en su teatro[2]. No en vano, como se manifiesta en otra pieza breve, “Rocío”, la lectura constituye una de las principales aficiones del caníbal.

Mediante esta canibalización cultural el dramaturgo jiennense construye obras abiertas, porosas, de gran densidad semántica, invitando al lector/espectador a formar parte de su cosmovisión dramática, a desentrañar los huecos que de forma intencionada

LOS ESPACIOS

Es significativo considerar además la presencia de espacios que no generan identidad. Estos “no lugares”- como indica Marc Augé- aparecen asociados a la época actual, caracterizada por el progreso tecnológico y por la falta de comunicación[3]. Se configuran como espacios de tránsito, como espacios del anonimato que significativamente son asignados a todos los personajes que protagonizan el IV volumen de Caníbal Teatro. Evoquemos, por ejemplo, el parque (“La Bella y el Bestia” y “El encuentro”),  la calle (“Leones” y “El ciego”) y la “habitación desnuda” que marca la escenografía donde se desarrollará la conversación entre un hombre y una abuela que tiene problemas de audición (“La luz”). La simplificación del marco escénico remite sin duda al teatro pobre de Grotowski.

EL HUMOR

El humor constituye sin duda una estrategia dramática acorde con el arte poética que entraña el canibalismo teatral de Francisco Morales Lomas. El distanciamiento afectivo del creador y los contrastes violentos permiten difuminar los dramas personales y sociales que afectan a sus ridículos fantoches, como se desprende, por ejemplo, de “El robot”,  “El deshaucio”, “Leones”,  “El diálogo” y “Rocío”. La poética de los contrastes se manifiesta también en el aspecto formal, en los diferentes registros que se superponen de forma cómica, tras los que se vislumbra una crítica mordaz a la sociedad de la última década, caracterizada por su carácter violento. Así se configura una amalgama disparatada donde confluyen términos cultos con expresiones y dichos populares que, en ocasiones, se tornan provocativos.

Estos contrastes violentos se  articulan en conversaciones cómicas  e ingeniosas que hacen estallar el conflicto. No en vano el diálogo como técnica dramática refleja muy bien la ardua tarea que tiene que enfrentar día a día el ciudadano para sobrevivir en un mundo absurdo, disparatado, donde los leones del congreso toman la palabra para criticar a los políticos corruptos, donde un robot tiene asignada como tarea prioritaria evitar el suicidio de un hombre (“El robot”), donde una romería  popular como el Rocío permite reunir –salvando las barreras espacio temporales- a personajes como Don Quijote de la Mancha, el Lazarillo de Tormes, La Celestina, Max Estrella y el Caníbal…

[1] La introducción de Francisco Morales Lomas al Primer Volumen de su Teatro Caníbal, “Jauría canibalesca” constituye una especie de manifiesto estético. En breves líneas sintetiza los cimientos de su dramaturgia y las claves artísticas que lo articulan. (Cfr. Teatro Caníbal Completo, Vol. I, Barcelona, Ediciones Carena, 2014,  Pág. 10)

[2] El prólogo de Adelardo Méndez Moya desarrolla de forma certera esta técnica tan recurrente en el teatro caníbal. (“Unas notas acerca de Canibal Teatro de Francisco Morales Lomas”, Teatro Caníbal Completo, Vol III, Barcelona, Ediciones Carena, 2017, Pp. 10-11)

[3] Este interesante estudio, publicado en Barcelona, en el año 2000, por la editorial Gedisa, puede consultarse en internet: https://antropologiainacap.files.wordpress.com/2013/04/51458639-auge-marc-los-no-lugares-pdf.pdf )

  1. El lagarto, Alhucema, Granada, 2001.[ISSN 1139-9139]
  2. Un okupa en tu corazón, Alhucema, Granada, 2003.[ISSN 1139-9139]
  3. La yaya de Mauritania, EntreRíos, Granada, 2005.[ISSN 1699-3047]
  4. El urólogo, Alhucema, Granada, 2008.[ISSN 1139-9139]
  5. El caníbal, Alhucema, Granada, 2009.[ISSN 1139-9139]
  6. Caníbal teatro (14 obras de teatro breve), Ed. Fundamentos, Madrid, 2009, [ISBN 978-84-245-1176-0] Las obras recogidas en esta recopilación, además de las publicadas con anterioridad a esta fecha, las siguientes:
  7. El fumador divino, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  8. Cosas de familia, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  9. El accidente, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  10. El banco espiritual, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  11. El butanero, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  12. El muerto, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  13. Los ídolos, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  14. La meditación, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  15. El parnaso, Ed. Fundamentos, Madrid, 2009.
  16. El encuentro (en III Certamen de teatro Dramaturgo José Moreno Arenas), Ediciones Carena, Barcelona, 2012.ISBN 978-84-15-47128-8. Estudio inicial de Juan José Montijano Ruiz, profesor de la Universidad de Granada.
  17. El desahucio (V Premio de teatro Dramaturgo José Moreno Arenas), Ediciones Carena, Barcelona, 2014.ISBN 978-84-16-05426-8. Estudio inicial de Emilio Ballesteros, escritor y director de la revista Alhucema.
  18. Vaffanculo en Teatro Caníbal Completo. Volumen 1. Ediciones Carena, Barcelona, 2014.ISBN 978-84-16054-41-1.
  19. Los monstruos de la razón en Teatro Caníbal Completo. Volumen 1. Ediciones Carena, Barcelona, 2014.ISBN 978-84-16054-41-1.
  20. Los ídolos en Teatro Caníbal Completo. Volumen II. Ediciones Carena, Barcelona, 2015.ISBN 978-84-16418-12-1.
  21. El hombre de hierro en Teatro Caníbal Completo. Volumen II. Ediciones Carena, Barcelona, 2015.ISBN 978-84-16418-12-1.
  22. El buen salvaje y su prima de Verona en Teatro Caníbal Completo. Volumen II. Ediciones Carena, Barcelona, 2015.ISBN 978-84-16418-12-1.
  23. Cumpleaños feliz, papá en Teatro Caníbal Completo. Volumen II. Ediciones Carena, Barcelona, 2015.ISBN 978-84-16418-12-1.
  24. La farmacopea en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III". (Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya), Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  25. El encuentro en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  26. El pordiosero en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  27. El poeta caníbal en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  28. El hombre de color en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  29. El descubrimiento en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  30. El ascensor y la cabra en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  31. El mecánico en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  32. La prima en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  33. Los inmigrantes en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  34. La casa en "Teatro Caníbal Completo. Volumen III".(Con prólogo del dramaturgo y crítico Adelardo Méndez Moya),Ediciones Carena, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-16843-24-4.
  35. El alumno en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  36. El desahucio en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV". (Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla), Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  37. La crisis en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  38. La bella y el bestia en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  39. El diálogo en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.*
  40. El Rocío en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.*
  41. El robot en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  42. La luz en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.*
  43. El general ha muerto, ¡viva el general! en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  44. Leones en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  45. El ciego en "Teatro Caníbal Completo. Volumen IV".(Con prólogo de María Jesús Orozo Vera, universidad de Sevilla),Ediciones Carena, Barcelona, 2018. ISBN 978-84-17258-43-6.
  46. Los muñecos en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  47. El portero en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  48. El médico en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  49. El asegurador en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  50. La Yaya en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  51. La edad del Mono y Eros en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  52. Dos hombres y un destino en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.
  53. El recital en Teatro Caníbal Completo. Volumen V. (Con prólogo de Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED), Ediciones Carena, Barcelona, 2019. ISBN 978-84-17852-43-6.